Salute

El asado, sus excesos y cómo cuidarnos

La parrilla no es un lugar dedicado exclusivamente para la carne, ella puede albergar a cualquier tipo de alimento, desde verduras, masas y cualquier plato que deseas disfrutar. Sobre las brasas hay lugar para todo y no existen excusas para desaprovecharlas.

4505871794_f63ef1ea98_z

Es que abusar con la carne en la parrilla puede, a veces, traer varios problemas a nuestra salud, por eso es importante saber equilibrar nuestra dieta e intercambiar nuestra alimentación con otras fuentes. Así, para evitar malestares o el aumento de peso, debemos considerar a las verduras como importantes acompañamientos en nuestros asados.

En nuestra parrilla podemos hacer un espacio para las verduras grilladas, que son muy sabrosas y fáciles de preparar, en este sentido podríamos utilizar cebollas, espárragos, pimientos, berenjenas, zapallito y hasta champiñones.

Además sobre las brasas podemos cocinar zanahorias con un poco de sal o pimienta. Es importante destacar la presencia de las papas en las parrillas, que generalmente aportan aproximadamente 240 calorías, pero si lo llevamos a la parrilla solamente llegará a ofrecernos 24 calorías a la dieta.

El exceso de calorías es la mayor amenaza para aquellas personas con miedo a engordar, ya que las carnes y el alcohol hacen subir el peso aproximadamente unos 3 kilos.

Si queremos disfrutar los fines de semana de un buen asado y no tener que empezar los lunes el trabajo con malestares, debemos cuidar nuestra alimentación, evitando excesos en el consumo de alcohol y carnes mal cocinadas, no saneadas o manipuladas irresponsablemente.

Además estos excesos de fin de semana muchas veces son los causantes de problemas como el aumento de la glicemia, la presión arterial y elevado índice de colesterol.

Los doctores recomiendan que el trozo ideal para no subir de peso es comer equivalente al tamaño de la palma de una mano mediana.

Los famosos choripanes también cuentan con gran cantidad de calorías, por eso se recomienda consumirlas con moderación, esto va para todos los embutidos, quienes cuentan con un elevado porcentaje de grasas saturadas y sodio.

El consumo de agua también es otro aspecto fundamental, recomendándose tomar 8 vasos al día, esto nos ayudará a hidratarnos para eliminar las toxinas. Si el asado nos cayó pesado, podemos alivianar nuestra digestión con algunas frutas que están llenas de nutrientes y además actúan como antioxidantes.

Por el lado de las cervezas, las calorías en el alcohol dependen del grado alcohólico de la bebida, ya que no es lo mismo un vaso de cerveza que uno de whisky. Una lata de cerveza contiene 475 cc y tiene 150 calorías, un vaso de vino también la misma cantidad, mientras que el whisky llega hasta las 320 calorías.

A la hora de condimentar los asados debemos hacerlo con condimentos naturales, preparando salsas livianas con cilantro, perejil y laurel, reemplazando con ellos a la mostaza, la mayonesa y el kétchup por su alto contenido en grasas.

Fuente Imagen

About the author

Fernando Ferreira

Sarcástico e introvertido. El asado me gusta comer parado y donde no haya mucha gente.
Fanático de los Beatles y del buen fútbol. Una buena lectura y ya está. Buen muchachito, como dicen las tías.

Leave a Comment