A la parrilla

Consejos prácticos para hacer un buen asado

Al momento de preparar un asado nos olvidamos de algunos detalles que debemos tener en cuenta antes de poner toda la carne al asador. Preocupados por la calidad de los cortes y el tiempo de cocción, dejamos pasar puntos básicos por los cuales debemos comenzar antes de encender el fuego.

Realizar un asado es todo un proceso meticuloso, por eso hay que tener cuidado con esos pequeños detalles que a primera vista nos parecerán imperceptibles, pero que a la hora de la verdad tendrán todo su peso, para bien o para mal. Por eso, cuando pensamos hacer un buen asadacho debemos dejar de lado nuestra ansiedad y cuidar que cada detalle con la importancia que se merece. Fijate en la siguiente guía.

www.torange-es.com

Realizar un asado es un proceso meticuloso, por eso hay que tener cuidado con esos pequeños detalles – www.torange-es.com

  • La brasa

Detalle fundamental por donde arrancar, siempre debemos asegurarnos que la cantidad de nuestro carbón o leña utilizada sea la adecuada para nuestra cocción a fuego lento. Un error de cálculo en este sentido podría provocar que nos quedemos sin fuego a mitad de la cocción, la carne quedaría entonces hervida y se tendría que interrumpir el proceso. Para asegurar, siempre es mejor exagerar que quedarnos cortos en este punto.

  • Distribución del fuego

Otro punto importante que a veces dejamos pasar por alto, cuando tenemos las brasas listas no significa que ya podemos tirar la carne a la parrilla, primero debemos asegurarnos que el piso esté caliente, y luego distribuir las brasas de acuerdo a los cortes que vayamos colocando. Esta buena distribución es importante, ya que permite que nuestra cocción se desarrolle con mucha seguridad.

  • Posición de la parrilla

Es muy común ver como muchas parrilleros colocan las brasas, ponen la parrilla y dejan así, sin fijarse si la altura entre el fuego y la carne es la adecuada. Por eso es recomendable tener la parrilla a 15 cm del suelo y nunca a menos de 10 cm. Si tu parrilla se encuentra a más altura y no le llega el fuego, es aconsejable que coloques más brasa hasta tener el punto indicado.

  • Parrilla limpia

Un detalle muy importante que tiene que ver con lo higiénico es la de tener tu parrilla bien limpia antes de tirar tu carne al fuego. Fijate si tu parrilla cuenta con grasa vieja, residuos o cenizas de asados anteriores, si encuentras algo, retiralas. Una manera prática de limpiarla, es la de colocar la parrilla diez minutos al fuego, luego podés asearla con algún papel viejo hasta que quede seca y lista para usar.

  • Cuidado con los embutidos

Si estás pensando complementar tu asado con embutidos como chorizos o morcillas, tenés que tener cuidado de no ponerlas a la parrilla congeladas, pensando que ahí se van a cocinar bien, si hacés esto podes provocar de que tus embutidos se queden crudos por dentro. Es recomendable que tus embutidos estén a temperatura ambiente para que lo puedas cocinar.

  • La carne no se toca

Debemos evitar de caer en el error de revisar, mover, cortar o querer saber si nuestra carne esta bien cocinada. La carne solo se da una vuelta sobre la parrilla, y no se la debe pinchar o cortar en mitad de la cocción, ya que así perderá sus jugos. Tampoco debemos transportar la carne de un lugar a otro de la parrilla, lo que se debería cambiar de posición cada tanto son únicamente las brasas.

Luego de seguir estos pasos al pie de la letra, lo único que te queda es sacar la carne de la parrilla, distribuirlas correctamente y a disfrutar de un buen asadacho.

Fuente

About the author

Fernando Ferreira

Sarcástico e introvertido. El asado me gusta comer parado y donde no haya mucha gente.
Fanático de los Beatles y del buen fútbol. Una buena lectura y ya está. Buen muchachito, como dicen las tías.

Leave a Comment