A la parrilla

Cómo mantener tu parrilla en buen estado

La parrilla es el elemento fundamental de todo parrillero, y como a las cosas que apreciamos, se merecen una buena atención y el mayor de los cuidados. Que a la parrilla le demos un uso casi rústico desde que se ha inventado,  no quiere decir que pueda aguantar todo, con el tiempo también sienten su desgaste y esto es lo que deberíamos tratar de evitar.

Hay momentos en que el asado surge de manera muy improvisada, y nos encontramos con que nuestra parrilla esta sucia, desgastada, vieja o en un estado completamente inservible para ese instante. Por esa razón, deberíamos realizar cada tanto un pequeño mantenimiento para que nuestra principal herramienta se encuentre en optimas condiciones y pueda regalarnos todas esas virtudes con que cuenta desde sus orígenes.

Fijáte en la siguiente lista para saber como mantener tu parrilla en buen estado:

  • No todas las parrillas son iguales.

Siempre tenemos que tener en cuenta este punto, ya que existen muchos tipos de parrillas, están las que son fabricadas en serie por grandes marcas y las que nosotros mismos mandamos hacer de manera personalizada. Cada una de ellas se diferencian en varios aspectos, ya sea por el material con que esté hecho, la calidad del trabajo y por supuesto su durabilidad. Por ejemplo, algunas chulengo o parrillas hechas de tambor, no cuentan con la bandeja donde va el carbón, por lo que debemos hacerle una base con ladrillos para evitar que con el calor, se nos desfonde.

  • Limpialas después de usar.

No importa que tipo de parrilla tengas, después de cada uso es fundamental que la limpies. Esto nos ayuda a retirar todas las suciedades e impurezas que se quedaron pegadas por la parrilla, además evitaremos que la carne se nos llene de malos olores y bacterias que pueden aparecer si usamos una parrilla sucia en otras oportunidades. Para limpiarla podés hacer cómo estás acostumbrado antes de cada asado: con papel diario, limón, pan viejo, o con un trozo de grasa de la carne que vas a asar.

  • Siempre caliente.

El momento más aconsejable para limpiar una parrilla es después de haber sacado completamente la carne. En este instante la parrilla se encuentra en un estado muy bueno que facilita la limpieza, el calor facilita la eliminación de las partículas de comida, ya que una vez que se enfríe, la comida pegada y la grasa se endurecerán mucho más.

  • Usa protección.

La parrilla debe estar protegida luego de cada uso, es recomendable colocar una cubierta sobre ella. También debemos tenerla en un lugar seguro, lejos de la lluvia, esto es importante para los largos períodos en que no la utilizas, de esta forma estará a salvo de las suciedades, el desgaste y evitarás que se oxide.

  • Cuidá la apariencia

La apariencia de nuestra parrilla es importante. Fijate si no está oxidada y estado de la pintura, para evitar el desgaste. Enlozar la parrilla es fundamental, y una mano de pintura de vez en cuando nunca está de más.

Sigue estas sencillas recomendaciones y no dejes que tu parrilla se estropee con el paso del tiempo. A cuidar todos los detalles de nuestro asadacho.

Fuente: www.espanol.rightathome.comchismesmundo.com

About the author

Fernando Ferreira

Sarcástico e introvertido. El asado me gusta comer parado y donde no haya mucha gente.
Fanático de los Beatles y del buen fútbol. Una buena lectura y ya está. Buen muchachito, como dicen las tías.

Leave a Comment