A la parrilla

Aprendé a conservar la carne para tus asados

Para que un asado logre una buena cocción y ofrezca sus mejores virtudes, la carne deberá estar fresca y en buenas condiciones. Aunque parezca un detalle menor en estos tiempos, saber conservar la carne es un aspecto muy importante que no hay que dejar pasar.

carne conservacion

Desde tiempos remotos la conservación de la carne fue un asunto de vida o muerte para los seres humanos. Tratar de que la carne no se llegue a estropear en el menor tiempo posible fue uno de los retos más importantes en las civilizaciones antiguas, con ello se evitaba la perdida de una gran cantidad de alimento y la propagación de muchas enfermedades.

En aquellos tiempos las maneras más tradicionales para conservar todo tipo de carne era cubrirla con sal o con ciertas especias que eran comercializadas en Asía y Arabia. De esos lugares eran exportados los métodos más eficaces para el cuidado de la carne, generando un fuerte intercambio comercial entre distintas culturas.

Hoy en día, conservar la carne es un aspecto que pasa desapercibido con la practicidad que nos ofrecen una gran cantidad de electrodomésticos, aun así, estas herramientas no nos aseguran una buena calidad en nuestras carnes. Por eso se deben aplicar medidas de seguridad para que nuestra carne se mantenga en buen estado.

Mantener la carne en buen estado significa posibilidad de que no se propaguen bacterias como la salmonella o e-coli, que pueden causar muchas enfermedades a los que la consuman. Así que ten en cuenta estos sanos consejos antes de un hacer un asadacho.

  • Lo primero que hay que tener en cuenta cuando compramos nuestra carne es la de estar seguro de que esté totalmente fresca y en perfecta condiciones. Debemos fijarnos en su aspecto, la fecha en que fue envasada y la fecha de vencimiento de aquellas que ya vienen empaquetadas. Una carne que presente buena consistencia, un color rojo vivo y al tacto se sienta húmeda, es la ideal para llevarla a casa.
  • Una carne que presente un buen aspecto y sea de calidad, podrá aguantar en nuestra nevera unos 2 0 3 días sin ningún problema. Estos días pueden variar de acuerdo al tipo de carne que compremos, ya que algunas se conservan mejor que otras.
  • Si estás pensado tirar unas hamburguesas caseras a la parrilla, deberás saber que la carne molida debe ser consumida en el instante en que es elaborada, ya que este tipo de carne es más propenso a sufrir los ataques de las bacterias. En este sentido no se debe elegir la carne que haya sido molida de antemano.
  • Cuando metamos nuestra carne al freezer o heladera, debemos asegurarnos de sacarle todo el jugo que contiene y pueda estorbar. Es que los jugos son una fuente muy eficaz para la propagación de bacterias.
  • Hay que contar con recipientes bien limpios y cerrados herméticamente. Si hemos comprado carne envasada, esta no deberá ser sacada de su empaque, ya que con ella se mantiene en una atmósfera protectora, es decir el aire que contiene el envase fue tratado para evitar cualquier propagación de bacterias.
  • Hay que conservar la carne en trozos grandes y solo será cortada al momento en que será consumida. El corte de carne que este dividida en muchos pedazos tienda a deteriorarse más rápido que el resto.
  • Congelar la carne es una buena opción para conservarla, con ella podemos mantener nuestros cortes en buen estado durante mucho tiempo. Aun así, cuando vayamos a descongelarla hay que tener mucho cuidado, ya que el cambio de clima podría generar pérdidas muy grandes en la calidad de nuestro corte.

Que nuestra carne se encuentre en buenas condiciones para el próximo asado no es una tarea fácil, elegirla y conservarla con los cuidados necesarios nos darán la posibilidad de que nuestros asados sean conviertan en momentos especiales.

Por eso lo importante ante todo es la salud y el cuidado que debemos brindar a nuestros invitados.

Fuente Imagen

About the author

Fernando Ferreira

Sarcástico e introvertido. El asado me gusta comer parado y donde no haya mucha gente.
Fanático de los Beatles y del buen fútbol. Una buena lectura y ya está. Buen muchachito, como dicen las tías.

Leave a Comment