A la parrilla

Asado vs Barbacoa

Cuenta la leyenda que hacia el norte el asado es cocinado a base de gas, con cortes distintos y que son acompañados con extrañas salsas. A esto se lo conoce como Barbacoa, un asado peculiar que se aleja de las convenciones rústicas y tradicionales, con la intención de ajustarse a la practicidad de estas épocas.

asado barbacoa 2

El asado y la barbacoa, aunque parezcan dos hábitos muy similares, en realidad guardan mucha diferencia. La primera se destaca por cuidar las técnicas más clásicas para cocinar carne a la parrilla, mientas que la otra busca la forma de dejar atrás estas costumbres y reemplazarlas por otras más actuales. Esto desata un versus muy interesante que constantemente se da en las parrillas.

La barbacoa

La barbacoa es esa actividad muy conocida que realizan los norteamericanos en días de verano o de camping. A ellos también les gusta el asado, pero de una manera muy diferente a la que se conoce por acá. Sus parrillas no llevan brasas, suelen ser eléctricas o a gas. Solo a partir de ese detalle todo ya es diferente.

El asado yanqui puede ser considerado como la versión comercial de nuestro hábito de asar la carne a la parrilla. Con todos sus ingredientes, salsas y costumbres peculiares, esta idea que se tiene de la barbacoa no puede estar muy alejada, ya que el resultado que se obtiene es muy diferente a nuestro típico asado.

En la actualidad los dos tipos de asado se ven influenciados y comparten algunos rasgos. La migración que existe entre una región y otra, provoca que los hábitos sean compartidos, entre ellos el de la parrilla. Así podemos encontrar un poquito del estilo de la barbacoa en nuestro asado del domingo o la alegría de algún gringo por haber degustado un buen costillar a las brasas.

Esta complementación a veces causa una especie de rechazo en los grupos más fundamentalistas de la parrilla, quienes no aceptan ningún tipo de intromisión de los hábitos extranjeros a sus encuentros asadísticos. Las salsitas raras, las verduras y las parrillas de hojalata que no funcionen a carbón están prohibidos.

Aún así algunos hábitos de las barbacoas ya se están infiltrando en nuestros encuentros. A veces podemos encontrar a un amigo llevando su propia salsa para la carne o preparando sus propias verduras a la parrilla, algún choclo o locote. Es más, el parrigas ha ganado terreno y las bolsas de carbón han quedado guardados en el fondo del quincho.

¿El asado se va aburguesando?, a primera vista parece que sí. Pero lo que sucede en realidad es que los nuevos parrilleros buscan la forma de realizar sus asados de la forma más práctica y segura posible, sacrificando los viejos consejos que por años han hecho del asado todo un emblema de nuestros encuentros.

Lo que nadie puede negar es el punto en común que guardan estos dos tipos de asado: la excusa perfecta para reunir a familiares y amigos. No importa de qué forma se realice una parrillada, siempre y cuando el ambiente sea el ideal para compartir con las personas que más queremos.

La carne esta puesta sobre la mesa y la pregunta es ¿Asado o Barbacoa?. Desde acá no cambiamos por nada nuestra pasión por las brasas y el deleite de observar como nuestros cortes se van dorando lentamente. No hay nada más exquisito que el sabor de la carne en toda su expresión, algo que la barbacoa no es capaz de ofrecer.

Olvídate de las nuevas modas y vuelve a la belleza de lo tradicional. ¡Tus asados y encuentros lo necesitan!

About the author

Fernando Ferreira

Sarcástico e introvertido. El asado me gusta comer parado y donde no haya mucha gente.
Fanático de los Beatles y del buen fútbol. Una buena lectura y ya está. Buen muchachito, como dicen las tías.

Leave a Comment