A la parrilla

Kamado, la parrilla japonesa para tus asados

La cultura del asado está extendida a través de todo el mundo, y es por eso que los japoneses también cuentan con sus maneras y herramientas para asar la carne, hablamos del Kamado, esta parrilla que emula la forma de una vasija de barro y que puede darle mucho estilo a cualquier asadacho.

timbertownaustin.com

La parrilla esta elaborada a partir de cerámica, ayudando a que a los alimentos estén libres de cualquier sabor u olor que pueda alterarlos – timbertownaustin.com

El Kamado es una parrilla conocida por ser un  todoterreno, ya que en ella se pueden asar diversos tipos de comidas. Tener conocimiento sobre este elemento japonés para el asado es fundamental para cualquier amante de la parrilla, quien podría quedar encantado con la versatilidad y el diseño de la parrilla japonesa.

El nombre de la parrilla significa “sitio de cocina” en japonés, y el concepto es el mismo de otras parrillas, como el Tajín, en Hawai, o los Tandooris indios. La parrilla tiene el aspecto de un horno cerrado hecho de barro y cuenta con una gran practicidad al momento de asar la carne a fuego lento.

El Kamado es un sistema de cocción que se realiza hace más de 4000 años en el Japón y fue popularizada luego de la segunda guerra por los soldados estadounidenses, quiénes trasladaron esta costumbre a Norteamérica, país en donde el hábito de la parrilla está muy extendido.

Las funciones del Kamado son muy diversas, ya que su gran versatilidad permite utilizarlo como un horno tradicional y también como una parrilla en donde se pueden asar todo tipo de carnes a bajas temperaturas durante muchas horas.

El Kamado también funciona como una olla a presión, permitiendo así, cocinar prácticamente todo. - hrmcreativebbq.blogspot.com

El Kamado también funciona como una olla a presión, permitiendo así, cocinar prácticamente todo. – hrmcreativebbq.blogspot.com

El diseño del Kamado

Esta parrilla deja maravillado a todo el mundo, debido a su estética en forma de un huevo cerámico, pero eso no es todo, el interior de la parrilla cuenta con un sistema de cocción que deja en claro que esta herramienta es mucho más que una simple parrilla, ya que se pueden añadir carbones y maderas aromáticas que, haciendo que nuestro asados tengan mucho estilo.

Con el Kamado se pueden cocinar panificados, reposterías y cocidos, ya que también funciona como una olla a presión en donde se puede realizar diversas opciones. El Kamado podría ser considerado como una cocina en uno, adecuándose a todo tipo de exigencias y de acuerdo a como se lo utilice.

Muchos cocineros alrededor del  mundo alaban los métodos de cocción que ofrece el Kamado, así podemos encontrar que grandes restaurantes europeos realizan sus platos con este elemento, destacándose los Holandeses, quienes en Europa son los que dan mayor utilidad a la parrilla japonesa.

La lenta cocción del Kamado se consigue gracias a una piedra deflectora que reduce la intensidad de la brasa. El hecho de que la parrilla esta elaborada a partir de cerámica, ayuda a que a los alimentos estén libres de cualquier sabor u olor que pueda alterarlos, además las cortes no llegan a secarse, ya que el en Kamado la cocción es mucho más lenta que en una parrilla normal.

El manejo del Kamado es muy práctico, consiste en saber regular la cocción y manejar los mandos de temperatura y cocción, luego de eso solo queda disfrutar de una buena comida con esta fantástica parrilla japonesa.

La dinámica del Kamado y la posibilidad de cocinar cualquier tipo de carne y realizar varias cocciones, convierten a esta parrilla en un elemento muy recomendado para todos los amantes de la cocina, en especial del asado. Hay que tener en cuenta este invento japonés que nos simplifica el trabajo de cocinar a fuego lento.

A pesar de que amemos profundamente nuestra vieja parrilla de hierro, no debemos subestimar la invitación que nos hace el Kamado, de descubrir otra perspectiva de la cocina y en especial del asadacho, que encuentra en este enhuevado amigo japonés un gran aliado.

Fuente: conmuchagula.comlacomunidad.elpais.com

About the author

Fernando Ferreira

Sarcástico e introvertido. El asado me gusta comer parado y donde no haya mucha gente.
Fanático de los Beatles y del buen fútbol. Una buena lectura y ya está. Buen muchachito, como dicen las tías.

1 Comment

Leave a Comment