A la parrilla

Argentina, la inflación y la crisis del asado

La economía de Argentina no está pasando por su mejor momento y sus consecuencias llegaron a la parrilla de muchos. Es que el elevado precio de la carne genera que se creen nuevos cortes con precios populares, de esa forma se espera que el asado no falte en la mesa cada domingo.

asado argentino

Con nombres muy peculiares, las carnicerías y frigoríficos argentinos tratan de atraer a la clientela, por están surgiendo cortes como el Chingolo, la Tortuguita de Cerdo o la Chiquizuela, cuyos precios rondan entre los 40 y 50 pesos el kilo. Mientras tanto los cortes tradicionales tienen un promedio de 80 pesos por kilo y van quedando fuera del alcance del bolsillo.

Los elevados precios obliga a los supermercados a ofrecer cortes más baratos, ya que la gente no quiere dejar de comer un buen asado pero el bolsillo en este momento no alcanza para la compra de los cortes tradicionales como el vacío, costillar, bola de lomo o el lomo, que van sobrepasando la línea de los 80 pesos por kilos.

Muchas partes que antes se regalaba y se tiraba hoy son utilizadas para la comercialización, la lista de nuevos cortes más económicos es larga y las opciones en el precio son muy diversas, habiendo para todos los gustos y bolsillos.

Inclusive en muchas góndolas donde se venden carnes aparecen bandejas con Huesos para Sopa por 7 pesos el kilo, llegando hasta cortes de baja calidad para milanesas a 72 pesos el kilo.

Por eso, la carne bovina, incentivado por el gobierno nacional es una alternativa barata para estas épocas, ofreciéndose la carne picada a 52 pesos, pasando por la tortuguita hasta la cabeza del animal por unos 10 pesos el kilo.

Esta tendencia está siendo imitada por los chefs de los restaurantes más exclusivo de Argentina, quienes en su menú se dan el lujo de ofrecer platos como Osobuco al Malbec o una degustación de los nuevos cortes llamada “Secuencia de la vaca”.

La inflación está provocando un desajuste en la dieta porteña quienes van dejando de consumir carne por su alto costo.

El consumo de carne en Argentina descendió un 6% durante el mes de agosto y para el mes de setiembre se espera a que esta tendencia siga aumentando. Durante el año pasado el precio de la carne aumento en un 50%.

A pesar de toda la crisis del asado en Argentina, muchos alegan que la carne no está cara y que solo el sueldo es el que está bajo.

Fuente Imagen

About the author

Fernando Ferreira

Sarcástico e introvertido. El asado me gusta comer parado y donde no haya mucha gente.
Fanático de los Beatles y del buen fútbol. Una buena lectura y ya está. Buen muchachito, como dicen las tías.

Leave a Comment