A la parrilla

Pollo a la parrilla

pollo a la parrilla

El pollo es una buena opción para el asado, tanto por su precio como su sabor. Su carne, de hecho, se considera un alimento básico. Es por esta razón por la que se incluye en el índice de precios al consumo (canastas básicas o familiares).

Del pollo se consumen diferentes partes de su anatomía, siendo muy apreciadas la pechuga, las patas (muslos de pollo), la cresta (servidas a veces como tapas), las alas y las menudencias (corazón, hígado, molleja o pana y buche o contre).

Las preparaciones de esta  carne van desde el asado a la parrilla, al horno, frito, hasta la participación de su carne en la elaboración de sopas o caldos. También se puede ver su carne picada en ensaladas y sándwiches.

Existen lugares de comida rápida que se dedican exclusivamente a trabajar con la carne de pollo, hasta el punto de formar parte del cine y la televisión de ficción. En la serie televisiva Breaking bad, por ejemplo, Los pollos hermanos es la cadena de restaurantes dirigida por Gus Fring, bajo la cual funcionaba la producción y el tráfico de metanfetaminas.

A la parrilla

Una de las variedades más frecuentes es el pollo asado que se puede ver en las diferentes ciudades del mundo.

Para cocinar un delicioso pollo a la parrilla sólo necesitas: 1 pollo de 2 kilos y medio aprox.; 50 gramos de manteca; 3 cucharadas de mostaza; jugo de 1 limón; y sal y pimienta recién molida, a gusto.

En un primer momento, se toma un jarro donde se pone la manteca, la mostaza y el jugo de limón. Lo calientas a fuego moderado hasta que todo se disuelva bien. Luego le agregas sal y pimienta, y guardas la salsa.

Después te toca lavar y sacar las cositas indeseadas del pollo, para terminar secándolo con un papel absorbente. El siguiente paso es acomodarlo en una tabla con las patas arriba y hacerle un corte sobre la pechuga. Lo abres y volteas para hacer presión y dejarlo abierto. Échale sal sin temor, pues el pollo sólo absorbe lo necesario.

Llega la hora de llevar el pollo a la parrilla –limpia y caliente–, para dejarlo con la piel hacia arriba. Ahí lo pincelás con –le echás un poco de– la mezcla de manteca, mostaza y limón, y lo dejas cocinarse durante 30 minutos aprox. Luego es tiempo es voltearlo con cuidado para echarle encima, sobre la parte de los huesos, la salsita preparada. Entonces lo dejas cocinarse durante 40 minutos aprox. para volverlo a su posición original durante 20 aprox.

De ahí en más sólo te quedará servir el pollo asado en presas y con el acompañamiento que haya a disposición.

Fuentes: Wikipediawww.mis-recetas.orgwww.aprendiendococina.comdmujerbolivia.blogspot.com

 

 

About the author

ASADACHO.COM

Fanáticos Oficiales del Asado

Leave a Comment