Salute

Estudio confirma que mezclar cerveza y asado favorece a la salud

asado cerveza

Según el estudio, la cerveza en la carne a la parrilla, puede funcionar como aislante ante la toxinas.

Si alguna vez te quejaste de que tu parrillero roció un poco de cerveza encima del asado, mientras se cocinaba, y pensabas que esa actitud no pasaba de ser algo extravagante, quizás deberías reconsiderarlo, ya que algunos expertos opinan lo contrario.

Investigadores de la Universidad de Oporto (Portugal), se enfocaron en las toxinas que son eliminadas por la carne cuando es cocinada a la parrilla o al contacto con el fuego directo, preocupados de que puedan ser dañinas para el consumidor.

La carne, cocinada a la parrilla, ya sea de ternera, de cerdo, pescados o aves, al estar en contacto directo al fuego y exponerse a elevadas temperaturas, liberan unas sustancias químicas llamadas aminas heterocíclicas e hidrocarburos aromáticos, que son perjudiciales para la salud.

Pero según los portugueses para este problemita existe una solución, ¿Cuál es?.  Rociar o remojar la carne en cerveza. Si, así como escuchaste. Y si te preguntas por que hacer ese sacrificio, la respuesta es convincente. Las toxinas que se desprende de la cocción de la carne al fuego directo, se producen cuando la grasa y los jugos de la carne gotean encima del fuego, produciendo llamas.

Estas llamas, que expulsan a cada instante una gran cantidad de humo, contienen un elevado porcentaje de HAP (Hidrocarburo aromático policíclico), que se adhieren a la carne.  Para evitar todo esto, nuestras cervezas pueden ayudarnos, funcionando como aislante ante estas toxinas. Si, la mezcla de una birra y un vacio está llena de ciencia.

Aunque estemos acostumbrados a lo más lógico, a lo más natural, que es tomar unas birras antes, durante y después del asado, nunca nos imaginamos sobre esta otra perspectiva que nos ofrecen los portugueses. Propuesta más que interesante, ya que combina dos grandes aficiones de una manera saludable y práctica.

Más de un puritano del asado saldrá a defender el “arriero porterismo” de la carne y su sabor cuando alguien rocié o encuentre una costilla, una tapa cuadril, o un vació en remojo. Y peor, si se entera de que el líquido utilizado no es nada menos que la birra de los perros. A pesar de la rabieta, no creemos que se haya encontrado una excusa más saludable para probar este método.

Así que ya sabes, derramar unas cervezas bien frías encima de nuestra carne, nunca antes fue tan saludable para nuestro cuerpo.

Pulgar arriba para el asadacho de  nuestros amigos Portugueses.

Fuente Imagen

 

 

About the author

Fernando Ferreira

Sarcástico e introvertido. El asado me gusta comer parado y donde no haya mucha gente.
Fanático de los Beatles y del buen fútbol. Una buena lectura y ya está. Buen muchachito, como dicen las tías.

Leave a Comment