A la parrilla

5 trucos para lograr buenos asados

Cada asado tiene un encanto en especial. Cada parrillero tiene su estilo y cada encuentro es diferente. En cada parrilla se esconde una gran cantidad de trucos y secretos que lo llenan de originalidad. Aquí te mostramos algunos de ellos.

asado trucos

  • El fuego

Un gran truco para encender el carbón es usar una botella de vino vacía envuelta en anillos de papel diario. Hay que tratar de que los anillos de papel lleguen hasta la boca de la botella. Luego debemos ponerlo en medio de la parrilla y distribuir el carbón a los costados. Después, debe sacar la botella y llenar el círculo con más papel.

A partir de ahí debemos encender el fuego que se extenderá por todo el carbón con mucha facilidad. Esto será un gran comienzo para tus brasas que lentamente ira consiguiendo temperatura.

  • Limpiar la parrilla

Una parrilla bien limpia es un aspecto indispensable para nuestros asados. Para empezar debemos asegurarnos de limpiarla cada vez que terminamos de hacer un asado. Para esto un cepillo metálico resulta una buena herramienta. También es buena idea, limpiarla antes de hacer un asado.

Para conseguir buenos resultados debemos encender la parrilla, para que la grasa que está pegada a las rejas pueda salir con mucha facilidad. Luego debemos buscar una cebolla, cortarla por la mitad y aprovechar su superficie para limpiar las rejillas. Otras opciones serían usar un limón o alguna grasa que haya sobrado de algún corte.

  • Especiar el fuego

La carne no es lo único que se puede sazonar en la parrilla. Colocar hierbas aromáticas o incluso sal sobre las brasas, puede provocar que nuestra carne tenga un sabor especial. Con un poco de romero y tomillo podemos conseguir resultados exquisitos.

La variedad de hierbas o especias que podemos usar para este truco ya dependerá del gusto de cada uno. No se pierde nada con probarlo uno día de estos. A las brasas hay que aprovecharlos.

  • Para ablandar la carne

Si tiene un corte muy sabroso, pero que en no es muy tierno, lo mejor que debes hacer es marinarlo con alguna salsa. Esto siempre ayuda a ablandar la carne. Puede hacerlo con cerveza, vino blanco o una combinación de jugo de limón, ajo y hierbas aromáticas. Con esto tu carne se quedará tierna y obtendrá un sabor exquisito.

  • Sellar y Salar

Si la carne que has elegido se distingue por ser tierno y jugoso, no hace falta que lo marinemos. La duda surge al momento de salarla. Mucha gente acostumbra salar su carne antes de ponerla en la parrilla, el problema con este método es que se pierde mucha jugosidad el corte.

En realidad lo más aconsejable y salarlo mientras se esté cocinando, ya que de esta forma no perderá mucho jugo cuando llegue a la mesa. Otra recomendación es sellar la carne. Esto se realiza usando altas temperaturas hasta esperar a que el corte suelte la sangre para luego voltearlo y salarlo a gusto. Las rejas de la parrilla deben estar un poquito alejadas del fuego.

  • No pinches tu carne

Para saber si la carne ya está en el punto que deseamos, debemos utilizar un tenedor. Nunca debemos pinchar ni corta la carne mientras se está cocinando. Debemos utilizar el tenedor como una especie de barómetro para saber si nuestros cortes ya están totalmente cocinados. Agarra el tenedor y apóyalo sobre la carne con un poco de presión. Si la carne está muy blanda significa que aún le falta un poco de cocción, en cambio si ya se siente elástica quiere decir que ya está a punto.

El asado está lleno de secretos, depende de cada parrillero descubrirlos y sacarle el mejor provecho!

Fuente

About the author

Fernando Ferreira

Sarcástico e introvertido. El asado me gusta comer parado y donde no haya mucha gente.
Fanático de los Beatles y del buen fútbol. Una buena lectura y ya está. Buen muchachito, como dicen las tías.

1 Comment

Responder a Bethsabé X